Yeslie Aranda, venezolano camina con una pierna hasta el Fin del Mundo

313

Yeslie Aranda, venezolano camina con una pierna hasta el Fin del Mundo. Perdió su pierna en un accidente de tránsito y se dirigió al extremo inferior de Sudamérica, con la esperanza de inspirar a su hija y a sus compatriotas a perseguir sus sueños.

Yeslie Aranda

Yeslie Aranda dejó su ciudad natal venezolana de San Cristóbal en el estado suroeste de Táchira el año pasado con una mochila, 30 dólares en su bolsillo y una prótesis de aluminio que le permitió sortear las carreteras escarpadas del continente.

El sábado marchó hacia la pintoresca ciudad de Ushuaia, que está rodeada de montañas cubiertas de nieve y conocida como la ciudad más austral del mundo.

«Estoy viviendo mi sueño», dijo Aranda, mientras se dirigía hacia una señal que da la bienvenida a los visitantes al «fin del mundo». «Mi mensaje para la gente es perseguir sus propios sueños y conquistarlos también».

Aranda, un ex conductor de autobús, está haciendo su viaje mientras miles de sus compatriotas abandonan su país asolado por la crisis. Pero Aranda dijo que su propio viaje tiene una razón de ser diferente: ser una fuente de inspiración para otros después de un accidente en el que casi pierde la vida.

El 27 de agosto de 2013, Aranda conducía un autobús de larga distancia en el estado venezolano de Barinas, cuando un camión que viajaba en la dirección opuesta perdió el control y se estrelló contra su vehículo. Aranda y su hija de 23 años, Paola, perdieron una pierna y fueron hospitalizados durante varias semanas.

Después de recuperarse del accidente, que lo dejó en coma durante 15 días, Aranda comenzó a caminar con muletas a los santuarios religiosos que rodeaban su ciudad natal como una forma de «agradecer a Dios» por salvarle la vida. Pero dijo que también se embarcó en los paseos para motivar a su hija, que no ha podido obtener una prótesis adecuada y ahora usa una silla de ruedas.

«Paola perdió su pierna derecha y su pierna izquierda sufrió graves daños», dijo Aranda. «Entonces, al caminar, solo quería mostrarle que debemos seguir avanzando a pesar de las dificultades que enfrentamos en la vida».

Aranda dijo que las personas que conoció en el camino a los santuarios locales sonrieron al ver a un «tipo de una pierna» y a su hija en una silla de ruedas haciendo tales viajes. Y pensó que su perseverancia podría inspirar a otros.

El año pasado, el ex conductor de autobús decidió que era hora de dejar un legado viajando por todo el continente sudamericano.

«Quería mostrarle a la gente que pueden lograr sus objetivos a pesar de sus condiciones actuales», dijo Aranda. «Hay muchas personas que han olvidado soñar en grande, incluso si no tienen discapacidades».

Con sus ahorros devastados por la hiperinflación de Venezuela, Aranda solo pudo reunir el equivalente de 30 dólares para el viaje. Una compañía de prótesis le regaló una nueva pierna de aluminio y un zapatero le regaló zapatillas con los colores de la bandera de Venezuela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.