Papa Francisco en la política de Bolivia, más sombras que luces. Evo Morales llama al Papa Francisco su «amigo». Quizás el jefe de la iglesia también debería aceptar al vicepresidente de Morales, quien se hizo visible con declaraciones anti-cristianas.

Papa Francisco política

La relación de Evo Morales con la religión y la iglesia católica es bastante confusa. En la primera fase de su mandato, trató de construir una iglesia nacional amigable con el gobierno, siguiendo el modelo de los regímenes comunistas.

Sin embargo, la Iglesia Católica Apostólica Renovada del Estado Plurinacional no tuvo éxito. Desde que el Papa Francisco gobernó en Roma, el proyecto ya no está siendo administrado activamente por el gobierno.

Esto no impide que el ex líder de los agricultores de coca actúe en caso de oposición o falta de apoyo contra la iglesia local. Allí uno ve la situación en el país menos favorablemente que Francisco en Roma. Incluso en la campaña electoral de 2014, Morales maldijo a la Iglesia Católica en Bolivia como una «enemiga de la paz».

En 2015, Morales le dio al Papa Francisco un crucifijo con los símbolos comunistas del martillo y la hoz. Fue diseñado por un jesuita marxista.

Hace un año, a pesar de su amistad pública con el Papa Francisco, Morales promulgó una ley anti-eclesiástica que criminalizaba efectivamente cualquier apostolado. La entrada en una orden católica puede ser castigada con 7 a 12 años de prisión. La ley era previamente letra muerta. Sin embargo, el presidente puso la vara en la ventana de la iglesia.

El Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales tiene además  un enredo cercano con la teología de la liberación marxista, pero también con elementos de una recaída al paganismo «indigenísta». La parte constitutiva de la ideología de la izquierda radical del MAS rechaza la «cultura occidental». Va tan lejos que, de hecho, el cristianismo es rechazado. En cambio, un paganismo indígena de larga data fue reconstruido de manera bastante arbitraria: el culto a la Pachamama.

Morales se consideraba un chamán de la casa. Estos fueron Valentín Mejillones Acarapi, miembro del MAS y figura deslumbrante entre los Aymaras. En el 2000, se proclamó chamán y debería proteger a Morales con la protección de los dioses indios. En 2010, Mejillones fue arrestado como parte de una operación internacional antidrogas por operar un laboratorio de fabricación de cocaína.

Alvaro García Linera

En 2006, Morales nombró a su vicepresidente Álvaro García Linera, quien desde entonces ha sido presidente de ambas cámaras del parlamento boliviano. Tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, el Movimiento al Socialismo tiene una mayoría de dos tercios.

Alvaro García Linera, nacido en 1962 en Cochabamba, es de ascendencia europea. El hijo de clase media ya estaba comprometido en su juventud con los escritos de Marx y Lenin, lo que describió como una experiencia clave para su formación. Como estudiante de matemáticas en México, se unió a grupos de izquierda. Influenciado por su primera esposa, la mexicana Raquel Gutiérrez, quien mantuvo contactos con organizaciones guerrilleras de izquierda en El Salvador y Nicaragua.

García Linera también comenzó a apoyar el nacionalismo de izquierda del movimiento indígena. A su regreso a su tierra natal, en 1984, se unió al movimiento maoísta Aymara Movement Tupac Katari. En ese momento aprendió a conocer también a Evo Morales.

En 1986, García Linera fue uno de los fundadores de la organización guerrillera Ejército Guerrillero Tupaj Katari (EGTK), que asumió la lucha armada por el poder.

Ideológicamente, vinculó el «qatarismo» indígena antieuropeo con el marxismo. En 1992, él y otros miembros de EGTK, incluidos su esposa y su hermano, fueron arrestados por terrorismo y atacar al Estado. Hasta 1997 permaneció detenido. La organización de derechos humanos Amnistía Internacional hizo campaña por los detenidos y acusó al poder judicial boliviano de violar los derechos humanos.

Después de la destrucción del movimiento Tupac Katari por parte del Estado, Morales creó el Movimiento al Socialismo (MAS). García Linera volvió a salir de la cárcel políticamente activo. Recibió una cátedra de sociología en la Universidad Estatal de la Universidad Mayor de San Andrés, aunque no tiene un título académico y solo completó el 10 por ciento de sus exámenes de matemáticas. En 2000 se unió al MAS de Morales y se convirtió en el verdadero pensador político del movimiento. García Linares organizó la formación ideológica nacional de los miembros.

Ha sido vicepresidente de Bolivia desde 2006 y es considerado el miembro más activo del gobierno. De él viene el nombre de la línea de gobierno como «marxismo comunitario». Los izquierdistas lo llaman «marxista clásico» y «vicepresidente de izquierda más importante de América Latina». Él mismo dijo que era un «intelectual que gobierna» y un «comunista total».

Luego de la separación de Raquel Gutiérrez en 2012, se casó con la periodista Claudia Fernández Valdivia, primero civil, luego eclesiástica.

El vicepresidente no cree en Jesús, sino en Pachamama. Al final del año, el vicepresidente García Linares hizo una confesión anticristiana en una conferencia de prensa con una revisión política y las perspectivas para el nuevo año. Literalmente dijo:

«Confío en Pachamama para encontrar gas porque Cristo no existe. No creo en él ni en nuestro amor por la esposa de Copacabana».

La producción de gas natural es una de las fuentes de ingresos más importantes del país.