Grover Ponce, otra historia trágica de Covid-19 en Bolivia. La muerte de Grover Ponce y los desesperados esfuerzos de su esposa por salvarle la vida, han resonado entre los bolivianos mientras el servicio de salud soporta una creciente carga de coronavirus.

 

Grover Ponce Bolivia

En las dos semanas previas a su muerte por presunto Covid-19, Grover Ponce fue trasladado entre seis hospitales, mientras su esposa Paola Medina luchaba contra la burocracia laberíntica del sistema de salud de Bolivia.

Pocos días después que finalmente ingresara en el hospital Santiago Segundo, en la ciudad de El Alto, tuvo que ser trasladado a cuidados intensivos. Pero para entonces ya era demasiado tarde. Sufrió dos detenciones cardiorrespiratorias y murió el domingo pasado.

“Podría decir un millón de cosas, pero nada traerá de vuelta a mi esposo”, dijo Medina, de 41 años.

“Obviamente, me siento muy, muy enojada con el sistema de salud”, dijo Medina. “Lo han hecho muy difícil, y hay muchas personas como yo que no sabían a dónde acudir”.

Una unidad especial de la policía ha recogido más de 3.300 cuerpos de sus hogares o los ha dejado en la calle, de los cuales se sospecha que aproximadamente el 80% han sido infectados con Covid-19.

“A veces los pacientes ya están muertos cuando llegan”, dijo Norma, una enfermera de emergencia en uno de los principales hospitales públicos de La Paz que no quería dar su nombre completo. “Nos sentimos impotentes, no podemos darles oxígeno porque hay muchos que lo necesitan. Verlos morir así es simplemente horrible”.

Norma, madre de tres hijos, dijo que estaba obligada a seguir trabajando, a pesar que ha dado positivo por Covid-19. “El ochenta por ciento de nosotros debemos estar infectados por ahora y lo peor es que nos vamos a casa e infectamos a nuestras familias”, dijo.

En su desesperación, muchos bolivianos han recurrido a curanderos caseros, como el consumo de dióxido de cloro, un desinfectante tóxico, para tratar el virus.

El Ministerio de Salud del país advirtió en su contra, pero el mes pasado el congreso controlado por la oposición de Bolivia promovió el producto químico y el Senado aprobó un proyecto de ley para su suministro y fabricación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here