Gobierno de Bolivia se planta ante el ascenso del kirchnerismo. El nuevo gobierno boliviano espera relaciones «muy difíciles» con el gobierno de Alberto Fernández, quien asumirá en menos de diez días.

Kirchnerismo Bolivia

La tensión marcaría las relaciones del futuro gobierno argentino con el nuevo gobierno boliviano porque el «kirchnerismo», en referencia a la tendencia de la ex presidenta Cristina de Kirchner, ha establecido amplias relaciones con el ex presidente Evo Morales, actualmente exiliado a México.

La ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, dijo que las relaciones entre los dos países vecinos «serían muy difíciles» y subrayó que el ex presidente, elegido como vicepresidente de Alberto Fernández, «siempre ha sido el gran amigo de Morales», que había dirigido Bolivia desde 2006 antes de renunciar en noviembre pasado.

Y para enfatizar el cuadro de tensión política entre ambos países, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez no ha sido invitada a asistir a la ceremonia de posesión del cargo de Alberto Fernández.

Alberto Fernández visitó a Evo Morales hace pocos meses, cuando ya se perfilaba como futuro presidente de Argentina. En ese entonces, el argentino hasta dijo que el modelo de Bolivia era el ideal pensando en Argentina.

La realidad es que luego del fraude perpetrado por Morales en las elecciones la dinámica de los hechos atentaron para que los dos países mantuvieran relaciones comerciales casi carnales.

El nuevo mapa geopolítico de la región ha dejado aislada a la Argentina, dentro de un contexto dominado por gobiernos de derecha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.