Delitos contra la Tierra en América Latina. Los incendios de la Amazonia este año atrajeron mucha atención al área y muchos mostraron preocupación por la importancia de los «pulmones» del mundo.

Delitos ambientales

Los incendios en las últimas semanas en la Amazonía crearon conciencia, pero ha habido un aumento en el porcentaje de incendios forestales en 2019. Este es un patrón que se repite con demasiada frecuencia en diferentes estaciones y el mundo habla poco al respecto.

El problema no ha surgido en un solo país porque los incendios también han afectado a Brasil y Bolivia. Cada nación tiene sus propias responsabilidades, impactos y líderes que manejan ideologías que les permiten creer que están lidiando con un problema.

La Amazonía es el hogar de más de 6 mil especies animales, 40 mil plantas y 400 pueblos indígenas íntimamente relacionados con la selva tropical. Fuera de la Amazonía, muchos cultivos en América del Sur dependen de su capacidad de conservación, ya que regulan el ciclo hidrológico y el clima del planeta.

Parte de la selva amazónica se corta por el valor de su madera. Esta tala significa que hay menos vapor de agua en el aire, disminuyendo las precipitaciones en la Amazonía. Es la razón por la cual el crecimiento de los incendios en los bosques vírgenes se ha vuelto más frecuente gracias al aumento de su vulnerabilidad.

La zona amazónica no es la única que presenta el problema de la tala y la quema indiscriminadas de sus tierras. En América Central, la reserva de Indio Maiz también ha visto más de 450 de sus especies en peligro de extinción en la médula de la selva.

El gobierno nicaragüense quería ocuparse de los incendios con sus propios recursos y rechazó la ayuda de países como Costa Rica, ignorando uno de los problemas ambientales más graves en el área.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.