Bolivia, el único país latinoamericano que hizo historia en Pyeongchang

Bolivia selló su mejor participación en los Juegos de Invierno gracias a que Simon Breitfuss se ubicó en el puesto  32 en el descenso, el mejor resultado de la historia del país. El resto de países latinoamericanos  no pudo mejorar sus resultados históricos.

Bolivia volvía a los Juegos, 26 años después de haber estado por última vez Albertville-92. Simon Breitfuss, nacido en Austria y nacionalizado boliviano, fue una estrella mediática y la prensa internacional lo persiguió en todas las pruebas de esquí alpino en que participó. Al final, con su 32º puesto en eslalon, supero el 34º puesto logrado por su compatriota Scott Sánchez en el eslalon gigante de Sarajevo-84.

El país  acudió con dos representantes gracias al ‘finlandés’ residente en La Paz y casado con una boliviana, Timo Gronlund, que fue 105º en la prueba de 15 kilómetros de esquí de fondo.

La otra estrella mediática latinoamericana fue el mexicano Germán Madrazo, que a sus 43 años había aprendido a esquiar 12 meses antes y que tras su 116º y último puesto en 15 kilómetros de esquí de fondo, una foto suya entrando en meta se hizo viral y su gesta pasó por todos los medios del mundo.

“Hemos regresado después de 26 años y ya es una felicidad haber logrado la mejor clasificación de la historia”, aseguró Juan de Dios  Guevara, presidente de la Federación Boliviana de Ski y Andinismo (FEBSA), en una entrevista con la AFP.

Cómo le fue a LATAM

Pero México, que confiaba en Robbie Franco en esquí slopestyle o en los esquiadores alpinos Sarah Schleper y Rodolfo Dickson, no pudo brillar. Colombia, además de los patinadores, tuvo a Sebastián Uprimny en los 15 kilómetros de esquí de fondo (115º y penúltimo) y Michael Poettoz, un caleño adoptado por una familia francesa, fue 37º en eslalon.

Si se comparan los resultados latinoamericanos de Pyeongchang con los de Sochi de hace cuatro años, han sido peores, ya que en 2014, se lograron un 13º y un 17º puesto en el slopestyle de esquí artístico. Brasil, que tiene el mejor resultado latinoamericano en los Juegos, con el noveno puesto de Isabel Clark, se tuvo que conformar en Corea con un 23º lugar del bobsleigh a cuatro, y un 24º de Isadora Williams en patinaje artístico.