El alcalde de San Buenaventura, Javier Delgado, fue castigado por la comunidad de San José de Uchupiamonas a pasar casi una hora con la pierna atrapada en un cepo porque la población considera que realiza una   mala gestión.

En 2015 y 2016 ya sufrió sanciones similares en el poblado de Tumupasa. Ese político considera que «este   castigo   más que físico es    moral», debido a que «me quieren denigrar, mostrándome como un niño castigado por algo que hizo mal», según declaró al diario   El Deber.

Delgado estima que la gente «no sabe lo que hace, debido a la desinformación» y asegura que no le dejaron defenderse porque «todo ya estaba decidido».

La pierna derecha de Javier Delgado quedo aprisionada en un cepo durante una hora por haber «incumplido distintos compromisos» con la población y porque cuando las autoridades locales piden audiencia «no les atiende con prioridad», explicó un vecino, Fidel Daniel Salvador, a radio Fides.

Según el reporte, el alcalde ya había sido sancionado dos veces por la comunidad de San José de Uchupiamonas, bajo la jurisdicción de San Buenaventura, debido al supuesto incumplimiento de sus funciones y por haber mentido supuestamente a sus electores.

Este edil es parte del Movimiento Al Socialismo (MAS) del presidente   Evo Morales, aunque tomó su cargo por otro partido debido a las divisiones que sufrió el oficialismo en esa región.

Los pueblos indígenas bolivianos se guían por los principios éticos de «ama qhuilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso, no seas ladrón)» y el concepto de la «justicia comunitaria», reconocidos en la Constitución de 2009.

Actualmente, un grupo de habitantes de San Buenaventura promueve un   referéndum revocatorio    para apartar del poder a Javier Delgado, quien habría comenzado a visitar a las comunidades a las que antes no atendía a raíz de esa iniciativa, de acuerdo al diario   El Día.

Este jefe comunal estima que detrás del intento de sacarlo de la alcaldía existen intereses económicos.

 

Más noticias:   Freelancers: ¿cómo piensan y qué opinan ellas sobre la actualidad laboral?